al ajimoroji y otras recetas con ajo

gogo SuperMartxon Triunfo histórico de Conchi Ríos pacto transversal Leganés Naked shots selling golpes bajos

España huele a ajo, Victoria Adams, líder de las Spice Girls, chicas picantes. Gracias guapa y que nos sigas viendo tan bien.
– Que la alimentación sea tu medicación, Hipócrates y tú escribe también sobre lo sano, escribe sobre lo bello, me sugieren airaos, pues toma Allium sativum Linnaeus, el amigo más sano que hemos tenido los Hom@ sp? que desde hace más de 5.000 años nos los vamos comiendo, llegaron a ser divinos en el antiguo Egipto, los de las montañas entre Rusia y Afganistán están en el origen de la relación saludable con los Hom@ sp, desde donde se extendieron los cultivos a China, Mesopotamia y los países ribereños del Mediterráneo. Aunque se han identificado clones fértiles, los bajos porcentajes de germinación de las semillas hacen que el ajo se haya definido común apomíctico obligao, término que se refiere a su capacidad para producir embriones sin fecundación. El ajo es el antibiótico de la naturaleza, las variedades que siembran los agricultores de Love Spain.
España huele a ajo se propagan por medios vegetativos a través de dientes guardaos pal año entrante. España produce 265.000 toneladas por año de las que se exportan la mayor parte, aunque no sepan hacer gazpacho 155.000 toneladas van al extranjero. Compramos unas 25.000 toneladas para que no se diga en sitios en los que las acciones bélicas han destruido sus casas y por tanto, los negociantes de los transgénicos no han llegao asus campos, conlo que se fortalecen los cultivos que rinden y se prueban nuevos. El regadío produce más y malo es seguir reconociendo que a los ajos apenas dedicamos 40.000 hectáreas pero a principios del año 2000, ya dice el refrán que se recojan antes del 1 de enero, Córdoba y Granada en Andalucía y Albacete y Cuenca en Castilla La Mancha producían el 76 % del total estimao en 180.000 toneladas, sólo los cultivos agrícolas de regadío y menos de secano, que también es planta dura palas lluvias escasas. El mercao mundial del ajo se encuentra en el pueblo que tiene el término municipal más pequeño de España, Jamilena, Jaén, angostao entre Torre del Campo, Torredonjimeno, Martos y Los Villares, cuyos pobladores se fueron especializando en el cultivo de Allium sativum Linnaeus hasta que la demanda desbordó la producción ensu pequeño término municipal, lo que les obligó a especializarse en la comercialización, llegando hasta los confines de China en busca de la apreciada liliacea. Allium sativum Linnaeus es bueno contra la hipertensión, coadyuvante en la prevención de accidentes vasculares, contra la arteriosclerosis, antiséptico intestinal y vermífugo, no previene los envenenamientos pero ayuda a curarlos. Se prohibió hablar de medicamentos y de cosas buenas para la salud que tienen algunos vegetales, o sea de la planta apellidada sativa no, pero de Allium sativum se tiene que contar lo que se sepa.
España huele a ajo y en España el ajo es de interés nacional. Pues hala, el ajo disminuye la agregación plaquetaria y aumenta sensiblemente la actividad fibronolítica, por algo se ponen zarzas para proteger los cultivos de los animales, que luego también les damos algunos para que crezcan fuertes y sanos. Previenen y llegao el caso atacan la hipertensión, por eso será que se vuelven tan enamoradizos los que se pasan conel gazpacho. Gracias a su actividad hipolipemiante e hipocolesterolemiante previene la arterosclerosis y los acidentes vasculares asociadas ala misma. Bueno pal corazón y también pala sangre, se le atribuyen efectos pendientes de precisar en el desarrollo de algunos cánceres como losde estómago, colon, recto, mama, próstata y faringe. Los ajos son bacteriostáticos, por supuesto antifúngicos, será contra los hongos malos porque con los níscalos, Lactarius deliciosus, el de las lluvias de agosto que tanto gustan, las setas de cardo, Pleurotus eryngii, las pie azul, Lepista nuda de las que no se hagan mermeladas, pues friéndolas o cociéndolas mucho pegan conlo dulce y lo salao, con la seta de olmo, Lentinus edodes, seguro que me dejo alguna, con ajo abundante más que mejor, y por supuesto, un magnífico desinfectante natural en la parte de dentro del cuerpo, que en la de fuera no se ha probado por su mala fama y es que por mucho que nos empeñemos su exégetas los ajos no valen para hacer desodorantes. Sus excelentes propiedades cardiosaludables e intestinales se deben a sustancias de naturaleza azufrada en el ajo, la aliína y el ajoeno, de los que es importante prevenir su degradación porlos jugos digestivos. El ajimoroji, no se sabe si salsa o procedimiento de cocina o los 2 fue importado del N de África por los legionarios acuartelaos en Leganés desde 1939 hasta que trataron de impedir la toma de posesión del primer alcalde elegido democráticamente en décadas cortando los cables de los altavoces por los que iba a saludar a la población y provocando una algarada callejera silenciada durante lustros, como el envenamiento masivo de la población con aceite adulterao también en 1981 ó por ahí. Nada del otro mundo teniendo en cuenta que en España las opiniones sobre gastronomía y en especial los ingredientes de algunas recetas levantan polvaredas tremendas, pero el ajo, producto declarao de interés general, no admite secretos ni inventos y si se trata de descubrir, como da trabajo cultivarlo, pelarlo y cocinarlo mejor que los descubridores se ocupen de las ruinas literarias y del pensamiento que debe haber para todos, tiene que ser en el otro o los otros ingredientes del ajimoroji donde reside el misterio o secreto depositao por los legionarios en los bares y tascas aledaños al cuartel, foco de propagación inicial de la afamada receta o procedimiento. El procedimiento es un vistoso flambeado de la salsa poco antes de servir y recuerdo haberlo degustao en carne de conejo, cordero, choto, pollo y caracol siempre sabroso tonificante y altamente digestivo, lo mejor mojar el pan en la pringue que no se llega a enfriar. Se sospecha que al gozar los árabes de la rigurosa prohibición de consumir alcohol tampoco disponen del habitual vinagre de uva sino de otro tipo de vinagre pues como saben los aficionaos a revelar fotos en blanco y negro la acción de un ácido como el baño revelador se detiene en seco aplicando una base, llamado en fotografía baño de paro pues lo mismo el imprescindible vinagre para los estómagos copiosamente alimentaos con carnes diversas pero sin secuelas. Sobre integrismos como añadir fruta en alguna recetas que no hay acuerdo ni con el nombre, conviene advertir que hasta el siglo XIX nadie hacía en España el gazpacho con tomate, pero a grandes rasgos la receta que tanto gusta en Sevilla como en Buenos Aires se llama también batido, zumo, sopa fría o técnica de cocina, si quieren a la variedad sin tomate ajoblanco, otra de las recetas ingeniosas en palabras de Manuel Vázquez Montalbán del interior de la península Ibérica que se distinguen por obtener excelentes resultados de los productos más humildes a base de esmerar la elaboración. Para el gazpacho echa 2 medidas de ajo ideales o medianos para llenar 1 cacerola que se pueda guardar en la nevera, un chorrito de aceite de oliva, agua y al final ten preparado hielo si hay que rebajarlo antes de servir, 1 tomate, enséñale el vinagre pero sin pasarte, opcional 1 huevo crudo sin cáscara antes de batir la clara, 1 pimiento si quieres, que nada va a cambiar su intenso sabor agrio ligeramente picante, miga de pan para espesar si te gusta, también se ha echado al gazpacho cebollas, pepinos, sandía, melón, fresas, cerezas, calabaza, mango, espinacas, berros, bogavante, lechuga, gambas, queso mozzarella… haz la crema con la batidora, no te pases con el agua, prueba la crema con el dedo y por supuesto remuévelo antes de servir. Otra receta con ajo típica de Buenos Aires es el chimichurri, salsa para la mejor carne de vaca mejor cortada, se hace con ajo, perejil, ají molido, orégano, aceite y vinagre, se machaca todo y se deja macerar no menos de 2 horas antes de servir en la mesa. A partir de 1492 fuimos Love Spain los que llevamos los ajos a América. Se sabe que el acento o la entonación de los americanos que hablan español se debe a la estancia previa al viaje que tenían que hacer en las islas Canarias, de las que señalo los ingredientes de sus afamadas croquetas: cebolla, ajo, nuez moscada, apio, atún, leche, maizena y pan rallado. Unas palabras para discutir o para señalar su defecto, que se ha señalado, pues estoy enamorado de Allium sativum Linnaeus por lo mucho que me ha ayudado desde niño y no se lo veo: el mal aliento. Vale, el aliento del ajo puede molestar, pero no para el que los ha comido o bebido pues de hecho el tema del aliento ajeno y propio deja de ser un problema. No te presentes a concursos de pedos ni de eructos porque pierdes fijo si disfrutas comiendo Allium sativum Linnaeus, ajos. Como se dice, el gusto es mío.

Teresa Bolsí Curro Romero Menina Botero Alcobendas #2d 23:30 live love perreo Fabrik Gunslingers | arte de hacerse el muerto #7d ants Fabrik

soy Latino

15mfrentealcongreso
Todos los caminos conducen a Roma porque en realidad salían de las afueras, pues sus temibles legiones tenían rigurosamente prohibido la entrada ni el estacionamiento ni a varios kilómetros de la ciudad fundada por los hermanos huérfanos Rómulo & Remo amamantaos por 1 loba, según la leyenda urbana más extendida, que más bien parece 1 lupanar, palabra que se las trae a orillas del río Tíber, en el Lazio, región central de la península Itálica. Latinos somos los que procedemos del Lazio y nuestra capital original es Roma. A los latinos se nos atribuye la afición al afeitao y la depilación del cuerpo con cremas hechas a base de telarañas, aceites y grasa de cerdo, la higiene con agua corriente en general, el bikini con tiras de cuero, las piscinas cubiertas parecidas a los modernos spa donde se practican cuidados del cuerpo con agua, la comida precocinada y la rápida, los edificios de apartamentos y pisos, los primeros cuerpos de bomberos con mangueras hechas de tripas de animales, los churros, las torrijas, la siesta, la higa, la lidia o combate de toros bravos en las fiestas, ritual de sacrificio con vestigios en la actual Irak, Egipto, isla de Creta, la antigua Knossos y la península Ibérica que contaminaron de la parte que sigue teniendo de espectáculo en el mismo circo en el que los gladiadores, tan de moda luchaban sin miedo y sin esperanza, la boina, los antidisturbios conocidos como guardia pretoriana pues las legiones tenían que acampar varios kilómetros fuera de las ciudades, los presevativos hechos con tripas de cordero, aunque los legionarios con vísceras de sus enemigos muertos en las feroces batallas, las abreviaturas del mal llamao lenguaje SMS a manos y cinceles de los canteros que grababan las lápidas o piedras, que se entiende fácil y mucho más. El Aloe sp., planta liliácea originaria del Norte de África, era conocida y cultivada extensamente por los Latinos antiguos para obtener acíbar, jugo denso de legendario sabor amargo utilizado en medicina y farmacia por los beneficios que proporciona para el cuidado de la piel y el cabello, con efectos no sólo regeneradores, también protectores al expulsar las bacterias y depósitos de grasa que taponan los poros con nutrientes que actúan como regeneradores celulares, a parte que se puede extender bajo el maquillaje en la que que sigue siendo su cualidad más apreciada; configurando de paso un paisaje característico junto con los calvarios de postes telegráficos en los que crucificaban a los disidentes al borde de las calzadas. Cuando no estaban en batalla los legionarios de Roma construían las calzadas, su forma de empezar a hacer imperio, pues porahí venían los comerciantes, los Magister, los puentes y al final los propios pobladores romanos o latinos de las familias principales huyendo de la invasión de los bárbaros del N & E de Europa para los que la península Ibérica, la del río Ebro sólo era otra de sus colonias por el mar Mediterráneo, donde ya habían fundao muchas ciudades a imagen & semejanza de Roma, su capital original. Los visigodos del Norte de Europa, nuestros bárbaros particulares que también invadieron la península Ibérica ya llegaron romanizaos y los árabes que la invadieron por el S sólo eran 1 potente ejército que en sus dominios se fragmentaron en reinos aislaos o taifas normalmente protegidos en sus castillos. Las palabras Catalunya, Castilla & Mestanza, también conocidas como topónimos o nombres del lugar, verdaderos testigos de las lenguas, remiten a lo mismo: recinto fortificado, normalmente construido en alto como refugio de las poblaciones atacadas por mar o por Tierra, construcción representativa de su época totalmente diferente de las calzadas a Roma. En los primeros años del siglo VIII, cuando se produjo la invasión de los potentes ejércitos venidos de Oriente por el S había em la península Ibérica 12.000.000 habitantes que hablaban la misma lengua que enseñaron los legionarios, comerciantes, Magister & colonizadores de Roma y la fragmentación posterior se debió a las divisiones entre los conquistadores, que a su vez vivieron aislaos en sus recintos protegidos sin mezclarse con el grupo mayoritario de pobladores. Aunque impusieron muchos topónicos o nombres de lugar, el dialecto mozárabe que se hablaba en sus dominios era otra lengua del Lazio. A la caída del imperio romano, cuando los bárbaros del Norte y Este de Europa, incluso de Asia Central invadieron el Lazio, las familias romanas se exiliaron a las colonias, masivamente hacia el año 166 empujaos por otra epidemia de peste, hacia el Sur de la antigua Galia, Túnez y en especial, la península Ibérica, donde siguieron con su modo de vida y costumbres, crearon o repoblaron ciudades y pueblos como copias en miniatura de las que abandonaron, aunque conservando su lengua, que sigue siendo la nuestra. En las investigaciones recientes sobre la huella genética de la presunta raza española se ha demostrao que en gran porcentaje procedemos del Lazio, unos 7.000.000 romanos que sumaban 12.000.000 en total con la población autóctona antes del año 700, siendo las invasiones visigodas, hasta 500.000 de nuestros bárbaros particulares que llegaron ya romanizaos, y árabes, hasta el 8 % como máximo en la huella genética, mucho menores en número de pobladores que la influencia política que alcanzaron, como los latinos anteriores al exilio masivo que sucedió a la caída del imperio romano y que completó el cuadro más lograo de pobladores de la península Ibérica. La fragmentación de las lenguas romances o del Lazio en la península Ibérica fue provocada por las divisiones administrativas que establecieron los invasores procedentes del Norte de África, procedentes a su vez de Asia hasta Damasco, cuyo dominio o presencia se extendió entre los años 711 a 1492. Además de la falacia de la raza hispánica es otra falacia la de la lengua común e indivisible, si acaso el Latín tardío que se habló hasta el siglo VIII, cuando la lengua castellana o español ni siquiera existía, pues a diferencia de los invasores árabes que conservaron la que trajeron, los visigodos ya habían adoptao muchos años antes el Latín hablao, también llamao vulgar, el de los legionarios y el comercio, igual que las vías de comunicación abiertas por las legiones y la administración más refinada a semejanza de la del Lazio. Se suele presentar a la castellana como lengua de conquista, aniquiladora de otras ya fenecidas o en trance, pero entre sus características se encuentra el haber ido captando algunos elementos y muchas palabras de otras lenguas o del sitio por el que pasaba arrolladora. Por haberse academizado tarde y no en todos los sitios a la vez le da un poco más de vuelo en las normas como el sujeto no obligatorio y otras partes de la oración que se sobreentienden en el contexto y aunque nos quejemos de sus acentos gráficos y vacilamos en la entonación, es poco o menos comparada con el corsé del francés y el italiano. El latín de los libros clásicos nunca volverá, igual que las traducciones envejecidas, pero el castellano de ahora mismo tampoco se parecerá al que algunos tratan de conservar como las anchoas en latas con aceite.
– Las lenguas romances o de Roma o latinas enumeradas de Oriente a Occidente, son: el rumano, hablado en la antigua Dacia, o sea en Rumanía, y al sur del Danubio, en parte de Macedonia y Albania; el dalmático, lengua muerta, hablada antes en parte de las costas de Dalmacia; el ladino o reto-romano, hablado en la antigua Retia, esto es, en parte de Suiza y de Italia; el italiano, hablado en Italia; el sardo, hablado en Cerdeña; el francés y provenzal, hablados en la antigua Galia, y el catalán, castellano y gallego-portugués, hablados en la antigua Hispania según Ramón Menéndez Pidal en el Manual de Gramática Histórica Española, Espasa Calpe, Madrid, 16ª ed. 1980, 1ª ed. 1904: Capítulo I. 1. En Francia llaman occitan al provençal, antigua lengua de oc, que quiere decir si o oui y que se habla o se hablaba en el Sur de Francia. El francés es la lengua de oil, que también quiere decir oui, y se habla en el Norte de Francia. El provençal es un dialecto occitan que se habla en el Sureste de Francia, en cambio el occitan en forma de sus dealectos como el bearnés, landés, provençal y otros se habla desde el Sureste hasta el Suroeste. Es evidente que sí hay al menos otra división política o administrativa de otra lengua latina: el gallego-portugués. Nada puede ganar el castellano o español ayudando a dividir política o administrativamente a otras lengua vecina, pues con razones políticas o administrativas equivalentes también podría ser fragmentado en el futuro el castellano o español. Es lamentable que no haya habido nunca un lugar de encuento político o administrativo que facilite e incluso favorezca la comunicación entre los hablantes de las diferentes lenguas latinas. Desde que en 1916 se publicó por primera vez el Curso de lingüística general de Ferdinand de Saussure se acepta el carácter científico y por tanto evidente y demostrable del estudio de las lenguas y de otros sistemas de signos que utilizamos los humanos para la comunicación. Además entre el Latín literario que nos ha llegao en piedras y manuscritos que durante siglos se han tenido que ir reescribiendo y el Latín vulgar de la calle, del que proceden las lenguas de su familia sin excepción, hay que añadir diferencias acusadas dentro del propio Latín vulgar dependiendo de si se hablaba en zonas costeras, influidos a su vez por el griego o zonas del interior, con sustratos preexistentes de otras lenguas y dialectos indoeuropeos, otra gran familia de lenguas de la que a su vez forman parte el Latín, el griego y por otra vía, el alemán o el inglés como lo prueban los testimonios sobre los discursos ante el Senado romano de los representantes de los diferentes territorios que a veces provocaban la risa por el acento y otras hasta precisaban de traducciones por escrito que además es lo que se conserva y por lo que se sabe. La extensión geográfica, las divisiones políticas, administrativas o tiránicas llevan emparejadas consecuencias como la relajación en el habla o uso que un número múcho mayor y desperdigao de hablantes hace de la lengua de cambio frente al corsé que tratan de imponer las academias. Se pongan como se pongan, los nuevos hablantes o usuarios, que es al fin y al cabo de lo que se trata, esquematizan el código compartido de manera parecida a como se caricaturiza a los indios en los Western. Tiempo después los aborígenes de cada sitio separaos por apenas kilómetros desde hace miles de años sólo pueden hablar entre ellos en la lengua común, aunque la culpen de sus desgracias, en contrapartida se dulcifica y pone más manejable para acoger a todos sus hablantes. Las lenguas griega, latina & germánicas o bárbaras del Norte de Europa tienen el mismo origen común en el arco de lenguas indoeuropeas preexistentes y casi el mismo destino: 2 lenguas destacadas, la inglesa y la castellana o español con igual número de hablantes naturales o de cuna, más de 400.000.000 cada 1 pero parecidos efectos de erosión que facilitan su aprendizaje y manejo para el cada vez mayor número de hablantes. En el trato diario directo con hablantes en lengua castellana o español de diversas procedencias geográficas comprobé reiteradamente el escaso o nulo conocimiento que se tiene de los escritores del llamao boom literario Latino, así promocionaos en el resto del planeta, parcial o totalmente exiliaos, normalmente novelistas o cuentistas y menos poetas, incluso en otras disciplinas no literarias, lo que he comprobao incluso con citas literales del premio Nóbel colombiano García Márquez y hasta títulos que me podría haber apropiado perfectamente sin percibir el más mínimo signo de conocimiento incluso entre sus compatriotas. Otra de mis pruebas de reconocimiento o más bien desconocimiento consistía en tratar de identificar la nacionalidad y en su caso el nombre dun escritor del boom que en sus últimos años de vida decidió recluirse en su pijama y vivirlos en la cama de su dormitorio de su domicilio de acogida en Madrid que de tiempo en tiempo, normalmente en verano, recibía la visita de becarios & periodistas para volver a explicar el sentido de su acto, noticia que recuerdo más por la airada indignación que provocaba en mi padre buscando el mando para echarlo de la pantalla que por la que fuera la razón del despropósito, hasta he olvidao el nombre del escritor a base de no conocerlo nadie ni menos de su estado. La ductilidad, docibilidad o ablandamiento de la lengua latina de cambio es debida a sus hablantes mucho más que a los escritores que se suponen a sí mismos su vanguardia, algo así como la punta de diamante de 1 tuneladora que escarba en el subsuelo, salvando las distancias, claro está.

Vuelo bajo del espionaje | pongamos que hablo de Madrid

David Navalon Jaro de sangre de toro y plata fue largamente ovacionao en la brega a Escorao, toro negro mulato bragao de 585 kilos nacido en diciembre de 2004 en la ganaderia Salvador Domecq lidiao el 4º la tarde del 9 de mayo de 2009 en la plaza las Ventas de Madrid Piedras contra sus tejaos

Verónicas de postal congreso Rajoy Bárcenas 205|365 espadas en alto #aguadeMadrid