tarifazo electrico M. Rajoy

Hace tiempo tomo nota, como dice Aznar, de los energúmenos esos a los que los micrófonos abiertos de los periodistas pillan diciendo por ejemplo que los desfiles militares les parecen 1 coñazo y que van por obligación, y no porque vaya ir yo o me gusten como porque conozco gente que va todos los años, haga frío o calor y no les importa seguir tratándome aunque no vaya nunca ni sepa del asunto poco más de lo que me cuentan, pero jamás se me orruría ir a algo que no me apetece y si fuera acompañando a alguien, jamás se me ocurriría darles la mañana con mi pejilguera. Me pasa algo parecido con los que se te acercan al oído y te dicen que tal o cual persona con la que tratas o puedes, pues como mínimo hay conocimiento de causa, es 1 pesao. Con los que me tomo mis precauciones es con ese tipo confidentes, 1ª porque tengo la seguridad que dicen cosas parecidas de mí o de mis gustos en cuanto te tengan los suficientemente lejos para que no los oigas y 2ª y muy importante es porque con ese comportamiento lo más probable es que sean gandules de tomo y lomo hasta para conversar o ver algo, de forma que acaban quedándose solos de la peor manera, no porque quieran sino porque nadie los quiere. Sobre los otros, incluídos los desfiles, pues como los pimientos de Padrón, unos me gustan y otros no, pero a estos los evito como la peste, pues hay algo que me delata de forma me convierten en algo parecido al responsable de su desgracia, algo así como si me hubiera chivao de su confidencia pero tampoco, pues incluso con personas de mucha confianza y después de insistirme muchísimo consiguen que les diga lo que otros me han dicho de ellos, entre otras cosas porque es evidente que me ha entrao por 1 oído y me ha salido por el otro y no me apetence que se pongan melancólicos.
– No te va gustar. Pero más que preocuparme lo que puedan hacerme este tipo personas, a los que temo realmente es a los otros miembros de sus bandas si logran formarlas, normalmente porque tienen dinero o suerte en algún trance, nadie está a salvo, pero son los realmente temibles, pues como compañeros de espectáculos callejeros, si van hasta los que le parecen 1 coñazo porque le parece obligatorio, vaya compañías y vaya obligaciones, pero igual si su dudoso encanto es que el resto somos pesaos y se quedan con el gandul y su miserable existencia.

Lepista nuda gogo tanit David Navalon Jaro de sangre de toro y plata fue largamente ovacionao en la brega a Escorao, toro negro mulato bragao de 585 kilos nacido en diciembre de 2004 en la ganaderia Salvador Domecq lidiao el 4º la tarde del 9 de mayo de 2009 en la plaza las Ventas de Madrid

Deja un comentario