PODEMOS_GLOBAL política economía blogroll

6May/130

algoritmo de Guerra

algoritmo del Diablo
El escandalazo del colegio de abogaos, cuyas votaciones fueron intervenidas por la policía, como en los viejos tiempos y los club de fútbol principales, fue debido a que alguien quiso sacar de la sala sus ordenadores personales, portátiles se precisó en la noticia, antes de terminar el recuento. Y que además digan los grandes comunicadores que los ordenadores no son importantes o que se olviden de los datos que no sean los suyos, ellos sí que saben. Aunque no conseguimos llegar a cubrir todas las mesas electorales, hubo en Leganés 1 candidatura vecinal llamada Vientos del Pueblo en la que participé también como interventor, quiero decir que además de poner carteles, ir a los mítines, hicimos lo que pudimos. A lo que voy es a que algunos teníamos que quedarnos hasta que salía la 1ª de nuestras papeletas mas los números totales de votantes y alguno más mientras que otros permanecían en el recuento. Aunque la cosa duró horas, en el local que tenímos el ordenador, también portátil, donde se introducían los datos apresuraos supimos a los pocos minutos que nos habíamos quedao cerca de la elección, aunque lo suficientemente lejos pa pedir a los del recuento que se volvieran. El afamao algoritmo de Guerra se basa en llamadas perdidas a 3 números de teléfono según sean suyos, del PP o de otros que, con la consiguiente elaboración clava los resultaos globales en cualquier votación. Supongo que hay otra cocina trasera en la que van obteniendo pistas más precisas de donde deben intervenir realmente, pero abunda en lo mismo: eso lo hace 1 máquina de programación, como 1 calculadora de muchas más cosas, y sus resultaos suelen ser impepinables. Suele ser relativamente frecuente usar esos datos informatizaos en campañas diversas de tipo partidista y comercial, puesto que ya están hechos, y en eso además participa mucha gente, con lo que lo más fácil es que filtren casi como la agenda de Pipi Estrada. Que nadie se fíe, pues también tienen su truco, como saben algunos que ha recibido fuertes multas, y son unas cuantas direcciones de pega y errores deliberaos de forma que con los célebres programas de combinación de correspondencia de las oficinas también le llegan las cartas a los jueces y policías y se cazan ellos solos de manera inequívoca.

Share