cargar el mochuelo

sugiero que...

El extraordinario interés del capítulo titulado La treta del sombrero de La llave de cristal de Hammett en relación al registro llevado a cabo el 3 noviembre 2017 en el domicilio de Villarejo sito en la finca el Montecillo de Boadilla del Norte, es que se narra el difícil arte de cargar el mochuelo en 1 contexto de contienda electoral. y a mañas de 1 fiscal de ocasión que luego resulta ser el protagonista, con 1 objeto personal del muerto que le entrega su propia hermana. Estos son los buenos, pero sin miedo a hacer spoiler de la novela, que fue llevada al cine, parece 1 relato breve dentro de otro y está situado al principio, supongo que para caracterizar a personajes como el sospechoso, al que el conseguidor del cacique de zona que apoya a 1 de los candidatos y pedre de la víctima, intentan cargar el mochuelo, junto con el ambiente corrupto y el protagonista que se hace con 1 placa de fiscal auténtica, 1 objeto personal de la víctima y lo esconde en 1 sitio que probablemente van a registrar, recuerdo que en los primeros compases del caso, el periodista especializado en este tipo de asuntos Fernando Rueda, caracterizó al comisario de policía jubilado y rigurosamente encarcelado desde noviembre 2017, cuando se hizo el registro, como agente oscuro de la policía, algo que más o menos consiste en emplear métodos de investigación ilegales, que luego se intentan encajar en 1 pieza mayor. Como en la trama real en la que se inspira en la ficción, a través de alguien que se atribuye estar en el mismo sitio que el comisario conversé sobre 1 figura jurídica que se llama indefensión, que es precisamente lo que propician esos métodos de investigación ilegales, y sería básicamente la información que el comisario seguiría intentando vender a otros imputados con causas abiertas desde la cárcel, y no solo por el fiscal que comenta en asunto a los que se hacen pasar como víctimas en 2 contiendas electorales, y alguna más si se cuentan municipales y autonómicas, también el propio registro como hacer colar 1 copia de tarjeta de memoria, algo que supondría realmente invalidar pruebas decisivas para otras piezas como la agresión a la doctora Pinto, banqueros, empresarios o dirigentes principales de empresas cotizadas, que no es lo mismo, casi 30 años de corrupción policial, pues el comisario protagonista y métodos tan oscuros como el chantaje y la extorsión, aparecen descritos con pelos y señales, más bien desenmascarados en La estafa Ibercorp de Jesús Cacho, publicado en 1992, aunque como ocurre en las novelas, los personajes no saben nada de los relatos de sus peripecias.

El 23 octubre 2020 el defenestrado fiscal Stampa todavía participó en la operación para detener a 4 de sus secuaces, entre ellos 1 delincuente en tercer grado penitenciario al que Villarejo captó para que hiciera de correo y recaudador y la esposa del policía, Gemma Alcalá, que ya fue imputada en otras piezas de la causa. Pasó el fin de semana en los calabozos que la Jefatura Superior de Policía de Madrid en Moratalaz, pero el juez García Castellón la puso en libertad antes incluso de terminar el interrogatorio de los otros detenidos. Los delitos bajo lupa: organización criminal, infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos. Los investigadores llevan tiempo siguiendo los pasos de Alcalá y de otras 3 personas -2 presos que coincidieron con Villarejo en Estremera y la esposa de 1 de ellos- por, presuntamente, seguir vendiendo información confidencial fuera de la cárcel a las órdenes del ex policía.

Cuando empezaron a aparecer en serie los famosos audios de Villarejo, como la célebre cena de 2009 con comisarios de policía, algunos de ellos en prisión y la mayoría empapelados por diversos organismos, asuntos internos, el propio congreso en sus comisiones de investigación, el no menos célebre juez que fué inhabilitado también por grabaciones, la fiscal dicharachera todavía ministra de justicia y candidata a las elecciones generales, se especuló sobre otras grabaciones con políticos profesionales de ruidosa actualidad, pues ya se atisbaban las campañas electorales, a lo que respondieron Mayoral y Monedero entre otros negando con ellos y los suyos, como lo probaba el hecho de haber sido víctimas recurrentes de las intoxicaciones que ahora se toman en serio. El 27 marzo 2017 y de manera sorprendente, apareció por fin la relación entre Iglesias y Villarejo, aunque de manera tan transversal como el robo de la tarjeta del móvil de 1 asistenta, y como víctima.

Fáctico, casi inalterado desde la palabra latina factum de la que procede, significa hecho, por tanto es todo lo fundamentado en hechos o limitado a ellos, en oposición a teórico o imaginario. Aunque en España se llama cloacas, en unos casos del ministerio del interior y en otros del propio estado, sigue siendo la también llamada maquinaria o máquina del fango desde la tribuna del congreso, pero a diferencia de otros servicios secretos y parapoliciales, que suelen eliminar pruebas de lo que nunca pasa o al menos no llega a la opinión pública, por ejemplo tratar de evitar atentados o golpes destado, injerencias en partidos políticos y muchos más, la forma de destruirlos o quemarlos, por ejemplo invalidándolos como prueba judicial, es publicarlos.

setas

el sendero que nunca debieron recorrer

Gunslingers arte de hacerse el muerto

– No todos necesitan de la luz en igual medida. Algunos creamos nuestra propia luz: 1 hoja plateada como 1 sendero que nadie puede recorrer, 1 lago de plata poco profundo bajo la oscuridad de los arces, Louise Glück, premio Nobel de literatura 2020.

– Teniendo presente el marco jurisprudencial descrito, apreciamos que en el presente caso no existe conexión delictiva alguna que entre en la presunta dinámica comisiva de los hecho imputados a Pablo Manuel Iglesias Turrión, y a los que se imputan a los investigados en la presente pieza separada, José Manuel Villarejo Pérez, Luis Alberto Pozas Fernández y Luis Rendueles Bulte, como se señalará a lo largo de esta exposición razonada, juez Manuel García Castellón, titular del juzgado de instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, sobre la pieza separada nº 10 de la treintena que se siguen, el 7 octubre 2020. Yo también me pierto en el tránsito de autos entre salas procesales, el Tribunal Supremo al que se eleva y el juzgado nº 5 de Alcorcón en el que cayó el no menos célebre caso del robo del móvil de Dina Bousselham, pero a grandes rasgos o en modo brocha gorda, hasta a mí me queda claro:

1 Sí hay pruebas o prueba de cargo: se trata finalmente de 1 tarjeta de memoria micro SD como las que se utilizan en móviles y otros dispositivos informáticos, que los periodistas de la desaparecida revista semanal interviú entregaron al comisario de policía jubilado y que apareció en el registro practicado en su despacho, mientras que a Iglesias entregaron otra, que supongo es la que reapareció destruida, pues hasta septiembre 2020 se creía que se trataba de la tarjeta SIM del móvil, y así aparecía en muchos titulares y noticias, de forma que la publicación de Eduardo Inda en Ok diario, también anterior en fechas no solo de la aparecida en el registro, sino del momento en el que los periodistas se la entregaron al comisario en activo, de forma que el actual vicepresidente del gobierno que se las daba de psicópata que azotaría a 1 mujer hasta que sangrara, que la tuvo en su poder de manos de la misma fuente, podría ser el filtrador.

2 La Fiscalía llamada Anticorrupción y el propio juez realmente detallista y prolijo, pues el auto de referencia está resultando ser de mis lecturas preferidas en pleno estado de alarma, pienso que relacionado con este caso y las revelaciones que se están soltando como bombas, prescinden o se pasan por alto a los fiscales Serrano y Stampa, alias Ironman, que ya no asisten al proceso, tampoco la abogada Marta Flor, por lo que llevo leído también apartados o sustituidos por otros en la investigación que se sigue procesando.

España leyenda negra corrupción